viernes, 8 de noviembre de 2019

thumbnail

Como evitar un ataque de ansiedad

Teniendo en cuenta que estamos ante una situación muy desagradable, no es de extrañar que sean muchas las personas que desean evitar un ataque de ansiedad. ¿Verdad que si? Es por ello que en este artículo trataremos una serie de consejos y herramientas que nos serán de gran ayuda para conseguir este objetivo. 



Primeramente debemos saber que la gran mayoría de ataques de ansiedad nos los creamos nosotros mismos con nuestros pensamientos. Es decir, estamos en una situación en la que nos sentimos incómodos, por ejemplo cuando conducimos o en un espacio repleto de gente, y empezamos a imaginar situaciones terroríficas tales como nos vamos a desmayar o, incluso, morir, nos volveremos locos... ¿verdad? Tan solo con imaginar estos escenarios (que no suceden jamás) ya tenemos los ingredientes perfectos para desarrollar un ataque de ansiedad, por lo que el primer paso es evitar los pensamientos negativos anticipatorios. 

Es probable que si estamos en una situación que nos incomode no podamos evitar pensar en aquello que va a suceder, sin embargo si que podemos cambiar el pensamiento. Por ejemplo aceptar que existen posibilidades de que tenga ansiedad elevada pero, como es algo que me ha sucedido en repetidas ocasiones, esperaré a que pasen los síntomas en un lugar tranquilo. Estamos hablando de la misma situación pero si cambiamos los pensamientos el resultado será completamente diferente. Aprender a como actuar ante un ataque de ansiedad y entender como funciona nuestra mente nos será muy útil para sobrellevar mejor una crisis ansiosa.

Vamos a poner un ejemplo práctico de una mala actuación en el momento previo a un ataque de ansiedad:

María teme conducir. Esta mañana no le ha quedado más remedio que coger el coche y se siente muy ansiosa. Al poco tiempo de conducir se produce un atasco y esta situación le genera más ansiedad. Es en ese momento cuando se disparan sus alarmas y empieza a pensar en las siguientes situaciones: ¿Y si me desmayo? ¿Y si me da un ataque al corazón? ¿Y si pierdo la capacidad para conducir y tengo un accidente? Mientras tiene estos pensamiento nota como van apareciendo todo tipo de síntomas tales como taquicardia, sudoración, temblores... Efectivamente, está padeciendo un ataque de ansiedad.
María, con sus pensamientos negativos, se ha provocado un ataque de ansiedad. ¿Qué podría hacer María para evitar el ataque? Simplemente entender que, en el peor de los casos, se enfrentaría a una situación que ya ha vivido más veces y que en ninguna de ellas se dieron aquellas nefastas situaciones que ella en su mente predijo.  Además, podría lanzarse mensajes de esperanza y tranquilidad: "Bueno, si me siento mal puedo aparcar un momento hasta que me sienta en condiciones para conducir". 

Para solucionar de forma efectiva hay que ir a la raíz del problema y es que los ataques de ansiedad no son fruto de la casualidad. ¿Causas? Múltiples, desde la exposición a una fobia o una vida desordenada y con una dosis de ansiedad elevada pueden ser causas de una crisis ansiosa, de modo que es necesario encontrar el origen del problema, algo que no es siempre sencillo por lo que en estos casos es recomendable acudir a un psicólogo para que nos ayude. 

Subscribe by Email

Follow Updates Articles from This Blog via Email

No Comments